miércoles, 24 de abril de 2013

SITUACIÓN DIDÀCTICA


INTRODUCCIÓN


Enseñar a pensar no ha sido tarea fácil para los docentes, sin embargo hoy se traduce como todo un reto lograr dicho precepto, ya que nuestras generaciones y las que nos suceden, están cayendo en un círculo vicioso en el que la comodidad está en primer plano en todos los aspectos, y en ella inmersa la forma en que preferimos lo realizado por otros de manera fácil. Esto ha generado una serie de problemas en los estudiantes de todos los niveles, por ello, como docentes nos hemos preocupado por acumular conocimientos en los alumnos más no se ha sembrado en ellos “el enseñar a estudiar, enseñar a pensar, enseñar a escribir y enseñar a hablar “ en especial desde la edad preescolar el enseñar hábitos cognitivos iniciando con el campo formativo Pensamiento Matemático Infantil.

La sociedad está exigiendo cada día personas más preparadas, las cuales solo aquellas con mejores competencias podrá destacar ante las adversidades expuestas en su ámbito laboral o escolar, por eso es menester iniciar en los alumnos de educación preescolar enseñar a razonar generando hábitos del pensamiento matemático, que como todo proceso, éste requerirá su tiempo para que den resultados satisfactorios, de lo contrario solo se estarán “formando” alumnos llenos de conocimientos, sin esquemas mentales básicos, siendo parte de una situación problemática educativa y social.


SITUACIÓN DIDACTICA


 Tiempo de resolver            Edad: 3 a 6 años

Campo formativo:   Pensamiento matemático
Aspecto: Numero
Competencia:   Utiliza los números en situaciones  variadas que implican poner en juego los principios del conteo.

Materiales:

. Coches de juguete (uno para cada equipo).
. Cinta para señalar la pista y los casilleros.
. Tarjetas con problemas escritos que impliquen
Agregar, quitar, reunir, comparar y repartir.
. Objetos que puedan apoyar a los niños en la resolución de problemas (piedritas, fichas,
Semillas, etc.)


Desarrollo de la situación:

<!--[if !supportLists]-->·         <!--[endif]-->Forme equipos de 5 ó 6 integrantes
<!--[if !supportLists]-->·         <!--[endif]-->Cada equipo elige un cochecito y lo coloca al inicio de la pista, posteriormente por turnos toman una tarjeta en donde está escrito un problema, plantee al equipo el problema, si el equipo resuelve el problema su coche avanza una casilla y explica al grupo cómo lo resolvió, en caso de que al equipo que le corresponda resolverlo no lo haga, se pasa el turno al siguiente.

¿Qué tipo de problemas puede plantear?

Por ejemplo:

. Mateo tenía 2 llaves. Halló 2 más. ¿Cuántas llaves tiene Mateo ahora?
. Lulú tenía 2 llaves. Encontró otras y ahora tiene cuatro. ¿Cuántas llaves encontró?
. Alex tenía 3 pesos. Gastó 2 ¿Cuántos pesos tiene ahora?
. Uno de los pesos de Alex se perdió. Le quedan dos. ¿Cuántos tenía al principio?
. Claudia tenía 5 vestidos para su muñeca y cuando fue a la tienda le compraron 2 más ¿Cuántos vestidos para su muñeca tiene Claudia ahora?
. Álvaro tiene 3 coches azules y Carla tiene 4 rojos. ¿Cuántos coches tienen entre los dos?
. Había 8 manzanas en una canasta, se comieron 3. ¿Cuántas manzanas quedaron en la canasta?
. Laura tiene 4 cochecitos y Luis tiene 9. ¿Cuántos cochecitos necesita Laura para tener la misma cantidad de cochecitos que Luis?
. Luis tiene 3 tazos y Juan tiene 8. ¿Cuántos tazos más tiene Juan que Luis?
. Carla tiene 8 paletas y las va a repartir entre sus 4 amigos. A todos les quiere dar la misma cantidad de paletas. ¿Cuánto paletas le tocan a cada quién?
. Wendy recogió 3 nueces. Una se perdió. Luego Wendy halló 2 nueces más. ¿Cuántas tiene ahora?

Muchos niños preescolares pueden utilizar el concepto del cero.

. Usted podría plantear, por ejemplo: Rita tenía cinco piedras brillantes. Cinco se perdieron. ¿Cuántas piedras brillantes le quedan a Rita?
. Se pueden invertir las cantidades conocidas y desconocidas: Rita tenía 5 piedras brillantes.  Se le perdieron algunas y ya tiene cero piedras brillantes. ¿Cuántas se le perdieron?

Recomendaciones para la intervención docente:

<!--[if !supportLists]-->·         <!--[endif]-->Al plantear el problema, sea claro y mantenga la consigna. Permita que los niños tomen su tiempo para pensar, repita el problema si es necesario. Mientras resuelven el problema, recorra los equipos y observe cómo utilizan el material, si tienen dificultades dar apoyo.
<!--[if !supportLists]-->·         <!--[endif]-->Permita que los niños usen objetos para resolver el problema y verifiquen sus respuestas.
<!--[if !supportLists]-->·         <!--[endif]-->Cuando un niño o niña contesta un problema, pregúntele: ¿Cómo le hiciste para saber la respuesta? La manera de pensar de los niños puede ser tan importante como obtener la respuesta correcta y además tomar conciencia de sus estrategias y aprendizajes.
<!--[if !supportLists]-->·         <!--[endif]--> Los niños pueden progresar desde los problemas simples hasta otros más complejos, considere para ello el grado de dificultad de los problemas y el rango numérico que los niños utilizan.






<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->
<!--[endif]-->

No hay comentarios.:

Publicar un comentario